La formidable idea de el creador de Netflix de guardar las salas de gran pantalla